Los rosarinos con un curioso método ayudan a que pacientes oncológicas no pierdan el cabello

Fabricaron un “casco frío” y promueven su uso. Solo se necesitan geles refrigerantes, cinta adhesiva, un pañuelo y un gorro de rugby.
asar por la quimioterapia con cabello era algo imposible hasta hace poco tiempo en Argentina. Dos años atrás, en Buenos Aires, una paciente oncológica encontró la forma de hacer, de manera casera, cascos fríos que permiten que esto sea posible. En Rosario, la cadena solidaria “Quimio Con Pelo Rosario”, asesora a mujeres para llegar hasta el final del tratamiento sin padecer calvicie.

Lo que para muchos pudiera pensarse como algo relacionado a la estética, en realidad reviste una importancia a nivel anímico que resulta vital para afrontar el cáncer. La alopecia genera un cambio negativo en la imagen corporal, que puede acarrear baja autoestima y depresión.

“Es importante pasar un proceso como la quimio con pelo, es ganarle una batalla al cáncer. Si no tenés pelo te ponen el sello de enferma, mientras que si te ven con pelo, ven a una persona que pasa por un proceso”, sostuvo en dialogo con Vía Rosario Belén Canut, quien forma parte del grupo y la primera en probar esta técnica refrigerante en la ciudad.

“Dicen es solo estética, pero en realidad es psicológico. Es importante atravesar esto con todo el pelo, mas si tenes hijos chicos“, añadió.

Hace un año y medio a Belen le diagnosticaron cáncer de mama doble y desde entonces su vida cambió. En medio de la incertidumbre por lo que podría pasarle, su cuñada le contó del grupo en Buenos Aires creado por Paula Estrada que buscó la forma de “copiar ideas del exterior pero de forma casera”, abaratando los costos de un tratamiento que en un instituto privado ronda los 3500 pesos.

Los cascos se arman de manera fácil, sólo se necesitan cinco geles refrigerantes, cinta adhesiva, un pañuelo para ajustarlo a la cabeza y un gorro de rugby.​

“Es una sola vez que se arman y después los trasladamos en las heladeritas de picnic. Sirven por media hora cada uno. Hay que empezar a usarlo media hora antes de la quimio, durante lo que dura, que pueden ser tres horas, y una hora más al terminar. En total se necesitan ocho cascos que son reutilizables“, detalló.
“Antes no había chances de conservar el pelo. El protocolo que me dieron a mi decía que te quedabas pelada entre los 14 y 21 días. Pero pasé las quimios y no perdi mi pelo”, dijo satisfecha.

Es así, que con los resultados comprobados, ahora se encarga de informar a pacientes oncológicas sobre esta técnica, acompañarlas y “darles una mano”. “Nos consultamos y nos damos ánimos, nadie te entiende como álguien que está pasando por lo mismo”, añadió.

¿Cómo funciona?​
Debido a que estos gorros están muy fríos, contraen los vasos sanguíneos que están debajo de la piel del cuero cabelludo y reducen la cantidad del medicamento de quimioterapia que alcanza los folículos capilares.

“Están 16 y 20 grados bajo cero, por eso les decimos a las chicas que hay que ir abrigadas a hacerse el pase de droga. Además, les recomendamos que siempre consulten con su medico, porque no es compatible con todos los tratamientos”, advirtió.
De acuerdo a la experiencia de las mujeres que se sumaron a la cadena solidaria, Belén aseguró que “siguiendo las instrucciones, teniendo los cuidados necesarios y haciéndolo desde la primera quimio se puede conservar entre un 60 y 70 por ciento del volumen del pelo”.

fuente: https://viapais.com.ar/rosario/496972-los-rosarinos-que-con-un-curioso-metodo-ayudan-a-que-pacientes-oncologicas-no-pierdan-el-cabello/?utm_source=web&utm_medium=widget&utm_campaign=la-voz-traffic-exchange?cx_level=por_las_provincias

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus