El Gaucho Noel de Traslasierra

 

Daniel Casañas vive en la localidad cordobesa de Las Calles. Durante el año repara juguetes en su taller y el 24 los reparte entre los niños del pueblo. “La idea es hacer un poquito de bien”, señaló.

Daniel Casañas es el “Gaucho Noel” la versión de Traslasierra del anciano vestido de rojo y blanco que reparte regalos durante Navidad, en el pueblo Las Calles, ubicado en el departamento San Alberto de la provincia de Córdoba, a 4 kilómetros de Nono.

Su historia se viralizó en las redes sociales gracias a un video divulgado por el shopping cordobés Patio Olmos, donde brinda su mensaje de esperanza e ilusión para grandes y chicos.

En diálogo contó que desde hace 11 años realiza esta tarea que le apasiona: “Tengo un taller de reparación de juguetes y recibo donaciones de todos lados. Acá se reparan y el 24 era costumbre ir casa por casa, pero me fui poniendo grandecito, tengo 72 años, y me cuesta más llegar a las casas, pero me voy a la plaza del pueblo y ahí convergen todos los niños”.

Daniel recuerda que “hace dos años una chiquita del pueblo que todos los años recibía su regalito”, le llevó una cartita: “No me pedía por un regalito, sino por el bienestar de la familia y la salud del papá”. “Son esas las cosas que me han marcado como Papá Noel”, confiesa.

“La idea es poder mandar un mensaje al mundo, un mensaje de paz y hacer un poquito de bien para los demás”, destaca Daniel.

“Este Papa Noel desde hace muchos años viene bregando por eso y hay que difundir que se puede enviar algo de paz”,agrega.

El Papá Noel “Gaucho” asegura que los niños del pueblo lo tienen en vivo todo el año y a veces también lo ven reparar juguetes.

“Tengo una nieta que cuenta que Papá Noel es su abuelo y se le ríen, pero muestra fotos y pasan esas cosas lindas”, destacó.

Daniel, quién además es guía de turismo alternativo, confiesa que en “no tiene cuatro renos”, pero se maneja en un “Renault 4”, la camioneta roja en la que sube todos los obsequios para repartir entre los pequeños de su pueblo Las Calles, en Traslasierras.

“Salí del servicio militar hace 52 años y nunca más me corté la barba. Me la recorto, pero a partir de septiembre, octubre me la dejo larga para que cumpla su función”, confiesa.

“Estas acciones me llenan el alma y soy un viejo feliz”, asegura.

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus