Campaña Nacional de prevención del Cáncer Bucal

Bajo la organización de facultades de odontología de todo el país, a partir del 6 de agosto en distintos centros de salud se realizarán controles gratuitos y preventivos para detectar esta enfermedad.

A partir del 6 de agosto comienza una nueva edición de la campaña “Sacale la lengua al cáncer”, que tiene como objeto detectar tempranamente cáncer y prevenir lesiones que se desarrollan en la boca.

Se trata de la quinta campaña nacional de detección precoz de cáncer bucal, organizada por los profesores de estomatología de todas las facultades de odontología de universidades públicas nacionales contando con la adhesión de prestigiosas instituciones profesionales odontológicas y médicas, facultades privadas, ministerios provinciales de salud y hospitales públicos y privados.

La campaña es a nivel nacional y promueve controles gratuitos en centros de salud de la Ciudad y provincia de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Santa fe, San Juan, San Luis, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

En Córdoba adhieren la Facultad de Odontología de la UNC, el Instituto Provincial de Odontologí, el Instituto Odontológico Municipal, el Colegio Odontológico de la Provincia de Córdoba, laFederación Odontológica de la Provincia de Córdoba y el Círculo Odontológico de Córdoba.

Cáncer bucal

Algunos de los síntomas que pueden indicar la presencia de esta condición son agrandamiento de cualquier estructura de la boca (lengua o encías), dolor, sangrado en encías, úlceras (llagas) que demoran más de 15 días en cicatrizar o manchas blancas, rojas o pardas en la mucosa.

El tabaquismo es el principal factor de riesgo para padecerlo y el exceso de consumo de alcohol también predispone a la enfermedad y, la combinación de estos factores implica un riesgo aumentado.

Si bien históricamente los varones eran quienes más la padecían, en una relación de hasta 10 hombres por cada mujer, hoy la relación se acerca a 1:1.

El 44% (4 de cada 10) de los casos de cáncer de cabeza y cuello ocurren en la boca, 33% en la laringe y el 23% restante en la faringe1.

Si no se trata, por lo general avanza rápidamente, comprometiendo funcional y estéticamente a las personas.

Las alternativas de tratamiento, una vez diagnosticado, incluyen una o más de las opciones entre cirugía, radioterapia, quimioterapia y medicamentos de blanco específico.

Entre las recomendaciones para prevenirlo, los especialistas destacan visitar al odontólogo cada 6 meses, evitar el tabaco y el exceso de alcohol, llevar una alimentación rica en frutas y verduras y mantener una buena higiene bucal.

Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus